Ese bálsamo que me hacía falta

Cuando lo conocí yo tenía 38 años y él 18. Ambos somos del 10 de enero y Capricornio. Yo me llamo Mariel y él se llama Daniel: una rima involuntaria en los nombres. Veinte años exactos. Una no escoge las coincidencias. Veinte años fueron los que vivió mi perrita chihuahua Cuca antes de que se quedara ciega…

Mi añoranza eres tú

    El reloj del parabús situado en la calle Bretón de los Herreros, en el barrio de Chamberí, marcaba las 7:17 de la madrugada. El muchacho, envuelto en un letargo producido por el estupor de una noche de copas, esperaba sentado, mirando desesperadamente el reloj. Faltaban sólo trece minutos. Trece minutos se atravesaban entre…

La estrategia del “apretón” que desencadenó en amor

    A algunas las convencen con flores, a otras, con canciones. A mí me convencieron con “It could be sweet” de Portishead de fondo, cinco cervezas y con el tacto de un bulto escondido debajo de un cierre de pantalón. Podría no estar orgullosa del método de convencimiento, pero a mi favor tengo que…

Pásale, que el camino a mi habitación ya te lo sabes

    Quién lo iba a pensar. Todo empezó a ir mal por unas ganas irrefrenables de ir al baño. Una meada impostergable, un desahogo de vejiga fue lo que nos llevó a terminar así.   Ese día hice una fiesta a la que invité a uno de los hombres con los que estaba saliendo….

¿Y este cabrón quién es?

        Entró a la habitación y lo primero que encontró fue la foto de su mujer al lado de otro hombre. La foto yacía sobre la cama, con la mitad salida de una bolsa de plástico en la que había también otro bonche de documentos. Como si le hubiese caído un escupitajo…

Del olvido al ya me acordé y qué vergüenza

      No cabe duda de que hay cosas de las cuales es mejor no acordarse.    Esta historia se remonta a muchos, muchos años atrás. Cuando sucedió yo tenía 20 años y un corazón hecho pedazos por uno de los hombres que más he querido desde la profundidad de mis entrañas.    Nos…